Análisis de Fitur 2015 en imágenes

Entrada a Fitur

Las halagüeñas perspectivas económicas para este año en el panorama turístico parecían augurar un éxito irrefutable de Fitur 2015, la Feria Internacional de Turismo que se celebra cada año por estas fechas en la Feria de Congresos de Madrid.

Finalmente los datos estadísticos han constatado la subida de visitantes al recinto ferial hasta los 225.000 de los que 125.000 han sido profesionales del sector. Además, han estado representadas 9.400 empresas (un 4% más que el año pasado), y 690 expositores directos de un total de 165 países de todo el mundo, lo que supone un incremento respecto al 2014 de un 12%.

Ha sido ésta, además, el Fitur más “social” en el que ha sido seguido a través de las redes sociales por más de 131.000 seguidores de todo el mundo entre facebook, twitter y linkedin. Incluso, y como dato curioso para los locos del twitter, #fitur2015 ha sido trending topic durante 19 horas consecutivas.

Datos todos ellos que parecen avalar la mejora de la economía nacional en el último año y las buenas perspectivas que se prevén para este 2015.

Matrioskas rusas en Fitur

Matrioskas rusas

Sin embargo, y “a pie de pista” como se suele decir, lo primero que pude observar es la cada vez mayor ausencia de representantes de importantes oficinas de turismo. Si países como Holanda o Francia ya se habían desmarcado en anteriores ediciones, este año, otras como el Reino Unido, Irlanda, la Valonia belga o Suiza, tampoco han estado presentes. Tanto es así que la presencia de oficinas de turismo europeas se ha visto reducida a prácticamente medio pabellón, que compartieron con Asia, e incluso en otros muchos casos de otros países, los stands estaban ocupados más que por la propia oficina de turismo del país, por empresas privadas extranjeras.

Es decir, menor presencia oficial y mayor privada. ¿Tiene sentido? probablemente sí. Fitur, supuestamente, se vende como “el punto de encuentro global para profesionales del turismo” objetivo que parece cumplirse bajo las premisas de una mayor presencia privada y que, sin embargo, van en contra de la cada vez mayor presencia de particulares.

Pabellón de México - trajes típicos

Trajes típicos en el stand de México

Según los datos estadísticos mencionados al principio, 100.000 de los visitantes han sido particulares, por lo que se supone que solo habrán accedido durante el sábado y el domingo. No obstante, y vaya ésto como la única crítica que pueda hacerse a la organización de Fitur, la presencia de los clásicos “turistas” que acuden a la feria con maletas para llenar de regalos, de los típicos que hacen cola el tiempo que haga falta para simplemente tomar una lasca de jamón, aumenta cada año durante el periodo de apertura al sector profesional, desde el miércoles al viernes. ¿Haría falta un mejor control de quienes acceden a la feria en esos tres días? ¿que se constate que realmente son profesionales del sector turístico y que no acuden simplemente para llevarse a casa todo lo que puedan gratis?

Sinceramente, cada año que pasa la labor del verdadero profesional se complica bastante en esos días. No olvidemos que Fitur es para hacer negocio, no para volvernos cargados de pósters…

Stand de Venezuela en Fitur

Stand de Venezuela

Dejando a un lado este problema habitual de cada año, lo cierto es que una vez más Fitur ha destacado por su color y por el gran ambiente que mueve. De nuevo los stands americanos son los que más suelen llamar la atención por su variado colorido, como el de Venezuela, o por su exotismo, como el de Costa Rica. No se quedan atrás los de África en este aspecto, destacando especialmente el de Egipto cuyo soberano esfuerzo va encaminado a la recuperación de su turismo, apoyado en la mayor seguridad que quieren ofrecer tras sus límites nacionales. Este año, sin embargo, me decepcionaron un poco más los pabellones asiáticos, que parecen haber limitado su presupuesto en este año. Quizás podría salvar de ellos al de China y al de India.

Stand de China

Stand de China

En cuanto a Europa, este año la palma en cuenta a esfuerzo y espacio dedicado se lo han llevado Portugal y Turquía, ambos muy dinámicos y atractivos.

Evidentemente son los stands españoles los que acaparan la mayor afluencia de gente. Todos ellos han protagonizado grandes momentos, con especial relevancia para Extremadura y Cáceres, en particula, nombrada como Capital Gastronómica 2015. También Aranjuez tuvo su momento al presentar las “Fiestas del Motín”, declaradas recientemente de interés internacional, así como Alcalá de Henares que ha empezado ya a incidir en el venidero 5º Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes a través de su programa “Cervantes infinito 2016”.

Han sido muchos y buenos momentos que cierro con una especial dedicatoria a los de mi tierra de origen, Andalucía, sencillamente impactantes.

Pabellón de Andalucía

Pabellón de Andalucía

 



Etiquetas:

Categorias: Noticias



Deja tu comentario